La purificación del templo

Lectura: Marcos 11:15-19

Texto clave:

“Y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno” – Marcos 11:16

Jesús viene al templo

  • Cuando Jesús viene a nuestra vida Él nos hace criaturas nuevas (2 Co. 5:17)
  • Esto significa que todos nuestros errores y pecados pasados son perdonados por Dios, quien ya no se acuerda de ellos y hace una cuenta nueva con nosotros.
  • Sin embargo, esto no nos hace exentos de volver a cometer faltas y pecados.
  • Así que de la misma forma en como una casa o un templo son barridos y limpiados cada día para evitar que se llenen de inmundicia, Jesús viene todos los días a nuestra vida.
  • Es un proceso donde Él va quitando de nosotros todo aquello que no le sirve, aun cosas que nosotros podríamos considerar valiosas.

Los que compran y venden

  • En nuestra vida compramos y vendemos muchos aspectos de nuestra vida, algunos de ellos bastante errados como por ejemplo, tradiciones y costumbres nocivas, religiosidad fanática, egoísmo, avaricia, concupiscencia (Marcos 7:20 – 23) entre otras cosas que salen de nuestro corazón
  • En otras ocasiones, intercambiamos nuestra propia libertad a cambio de algún bien pasajero o una emoción que no durará (Fornicación, Infidelidad, Gula, Idolatría hacia una persona, un objeto o algo no material).
  • Para que nuestro templo sea purificado, debemos estar DISPUESTOS A RENUNCIAR a todas aquellas cosas que nos hacen daño.
  • Ya que es posible que aquello que Jesús limpió, nosotros lo arruinemos y ensuciemos de nuevo (Lucas 11:24-26)

No consentir en atravesar el templo

  • Ninguno que sirve a Dios puede ser agradable y aprobado si no ha sido limpiado a diario.
  • Significa que mi servicio a Dios puede no valer ABSOLUTAMENTE NADA si no estoy dispuesto a dejar que Jesús haga una limpieza profunda de mi corazón (Ezequiel 33: 12 – 13)

Casa de oración a las naciones

  • Mi cuerpo es el templo de Dios (1 Co 3: 16 – 19)
  • Un templo debe estar limpio para iniciar el servicio todos los días.
  • Es mi deber mantener limpio mi templo como Él me lo entrego para ser agradable a Dios y servir a sus propósitos y a mis semejantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s