La purificación del templo

Lectura: Marcos 11:15-19

Texto clave:

“Y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno” – Marcos 11:16

Jesús viene al templo

  • Cuando Jesús viene a nuestra vida Él nos hace criaturas nuevas (2 Co. 5:17)
  • Esto significa que todos nuestros errores y pecados pasados son perdonados por Dios, quien ya no se acuerda de ellos y hace una cuenta nueva con nosotros.
  • Sin embargo, esto no nos hace exentos de volver a cometer faltas y pecados.
  • Así que de la misma forma en como una casa o un templo son barridos y limpiados cada día para evitar que se llenen de inmundicia, Jesús viene todos los días a nuestra vida.
  • Es un proceso donde Él va quitando de nosotros todo aquello que no le sirve, aun cosas que nosotros podríamos considerar valiosas.

Los que compran y venden

  • En nuestra vida compramos y vendemos muchos aspectos de nuestra vida, algunos de ellos bastante errados como por ejemplo, tradiciones y costumbres nocivas, religiosidad fanática, egoísmo, avaricia, concupiscencia (Marcos 7:20 – 23) entre otras cosas que salen de nuestro corazón
  • En otras ocasiones, intercambiamos nuestra propia libertad a cambio de algún bien pasajero o una emoción que no durará (Fornicación, Infidelidad, Gula, Idolatría hacia una persona, un objeto o algo no material).
  • Para que nuestro templo sea purificado, debemos estar DISPUESTOS A RENUNCIAR a todas aquellas cosas que nos hacen daño.
  • Ya que es posible que aquello que Jesús limpió, nosotros lo arruinemos y ensuciemos de nuevo (Lucas 11:24-26)

No consentir en atravesar el templo

  • Ninguno que sirve a Dios puede ser agradable y aprobado si no ha sido limpiado a diario.
  • Significa que mi servicio a Dios puede no valer ABSOLUTAMENTE NADA si no estoy dispuesto a dejar que Jesús haga una limpieza profunda de mi corazón (Ezequiel 33: 12 – 13)

Casa de oración a las naciones

  • Mi cuerpo es el templo de Dios (1 Co 3: 16 – 19)
  • Un templo debe estar limpio para iniciar el servicio todos los días.
  • Es mi deber mantener limpio mi templo como Él me lo entrego para ser agradable a Dios y servir a sus propósitos y a mis semejantes.

¿Cómo hacerle frente a los problemas?

Texto base: Josué 1:11

Pasad por en medio del campamento y mandad al pueblo, diciendo: Preparaos comida, porque dentro de tres días pasaréis el Jordán para entrar a poseer la tierra que Jehová vuestro Dios os da en posesión

Mientras que en versículos anteriores, Dios nos da ánimos para vencer las dificultades y nos otorga promesas, aquí encontramos algunos consejos útiles para vencer en momentos tenebrosos y de dificultad. Muchos cristianos piensan que jamás volverán a experimentar problemas al venir a los pies de Dios, pero no es así. Es por eso que muchos se regresan decepcionados cuando experimentan alguna dificultad ¿Ha sentido que se le agolpan los problemas? Aquí tiene algunos detalles importantes contenidos en la cita que acabamos de leer.

Pasar por en medio del campamento

Significa no solo hacerle frente a los problemas, sino conocerlos e involucrarse en ellos. Si bien hay momentos en los que Dios nos pide que le dejemos a él todas las cosas, también hay situaciones en las que nosotros debemos actuar apegados por supuesto a lo que es justo y correcto de acuerdo a la palabra de Dios, no a lo que nosotros creamos que debe ser.

Mandar al pueblo

A veces enfrentamos los problemas como deseando no hacerlo. Está frase, indica una orden directa e indiscutible. Es necesario enfrentar el problema, sin ocultarse ni huir. Debemos concientizarnos de que es necesario hacerlo así para que la solución venga pronto.

Preparar comida

Hay que prepararse física, mental pero sobretodo espiritualmente para los que venga a causa de sacar a relucir nuestro problema, por supuesto, la palabra de Dios debe ser el alimento más importante que debemos tener siempre a la mano.

Dentro de 3 días pasaréis el Jordán

No tendremos el problema por siempre. Hay un tiempo y lugar que se deben cumplir, muchos cristianos no entienden que a veces debemos pasar por tiempos de tribulación para ser puestos a prueba y que esto es necesario para ser un obrero aprobado.

Entrar a poseer la tierra que Jehová da en posesión

Si soportamos la dificultad, vendrá la recompensa, sobre todo si lo hacemos de la manera correcta y de acuerdo a la voluntad de Dios. Es Él mismo quien nos recompensará y consolará y no debemos dudar de ello.

Es importante mencionar, cuán importante es la paciencia en un momento de necesidad, no se desespere ni piense que Dios ya no lo escucha o no lo ama, posiblemente en ese mismo momento en que usted comience a renegar, Él ya está moviendo los hilos para que usted encuentre la salida a su tormento. Josué confió tanto en las palabras de su Dios que pudo decir con tranquilidad “Mi casa y yo, serviremos a Jehová” en un momento de rebeldía del pueblo y dificultad para él como líder ¿Puede usted pararse ante los problemas y tener la misma confianza que Josué tenía?

Levantándo altares a Dios: la oración

Texto base: Josué 8: 30 y 31

Entonces Josué edificó un altar a Jehová Dios de Israel en el monte Ebal, como Moisés siervo de Jehová lo había mandado a los hijos de Israel, como está escrito en el libro de la ley de Moisés, un altar de piedras enteras sobre las cuales nadie alzó hierro; y ofrecieron sobre él holocaustos a Jehová, y sacrificaron ofrendas de paz.

Nuestras oraciones parecen a veces no ser contestadas por Dios ¿Por qué razón? La respuesta es muy sencilla, simplemente carecen de sinceridad y autenticidad y vienen a convertirse en meras repeticiones cotidianas que terminan por cansarnos hasta a nosotros mismos. Si usted siente que su oración ha perdido efecto y que siempre termina diciendo lo mismo es porque en realidad eso es lo que esta pasando en su vida ¿Desea recibir respuesta de Dios?

Mientras que en Mateo 6: 5 – 15 Jesús nos enseña a orar dándonos un modelo que podemos seguir – Más no repetir sin sentido, ni a modo de sortilegio – En Josué encontramos un hombre solemne, que sabía como acercarse a su Dios de la manera correcta, sin pretensiones, ni grandes discursos o demostraciones escándalosas, este guerrero condujo al pueblo a una correcta adoración a Dios. ¿Qué debo hacer yo, cristiano ya convertido para que mi oración vuelva a ser agradable a los ojos de Dios y pueda sentir una verdadera comunicación con el Señor?

  1. Las piedras enteras. Para comenzar, encontramos que Josué edifico un altar de piedras completas, no pedazos, ni piedras pequeñas; sino piedras completas, grandes y fuertes, esto es una forma de ejemplificar una oración firme, sin repeticiones, ni vaguedades. significa que usted debe estar bien concentrado cuando comience a orar y debe tener muy en claro aquello que quiere decirle a Dios, muchos cristianos comienzan a orar y no saben ni por donde comenzar porque simplemente no pensaron en que iban a decirle al Señor, recuerde que la oración es una conversación directa, usted no le esta hablando a una pared ni a un trozo de yeso, esta hablando con un Dios vivo que anhela escucharlo, pero que como buen conversador, necesita escuchar de usted temas relevantes y necesarios para su crecimiento espiritual.
  2. Sobre las cuales nadie alzo hierro. Hable con Dios siempre de temas diferentes, no ponga el hierro de la repetición sobre su oración, piense que a usted tampoco le agradaría estar conversando con alguien que siempre dice lo mismo. Plátique con el Señor sobre sus sentimientos, deseos, necesidades, problemas, etc. Siempre hay algo nuevo que decirle a Dios, y siempre hay formas nuevas y diferentes de tratar los mismos temas.
  3. Como está escrito en el libro de la ley. Por supuesto que su oración siempre tiene que tener fundamento, no le pida caprichos a Dios y asegúrese de que lo que está pidiendo en su oración es conforme a la voluntad de Dios y no conforme a lo que usted desearía escuchar o saber. Tampoco le pida a Dios que haga incongruencias que contradigan su palabra, ni que le favorezca en una situación sospechosamente pecaminosa.
  4. La ley de Moisés. Es importante que se encuentre usted en obediencia a sus autoridades eclesiasticas, municipales, laborales, etc. Si usted se encuentra en desobediencia, eso le será un estorbo a la hora de inclinarse a orar. Dios no conciente rebeldías, recuerde que una controversia no es motivo para causar contiendas ni divisiones.
  5. Sacrificios de paz. Recuerde arreglar cualquier diferencia que tenga usted con su familia, amigos, vecinos, hermanos de la iglesia, o cualquier otra persona antes de doblar sus rodillas en oración. Dios no fomenta el odio, ni las contiendas, así que usted tampoco tiene que hacerlo. Para que su oración llegué delante del Padre, debe estar libre de toda cadena de amargura, odio y violencia.

¡Comience a poner en práctica estos sencillos pasos y notará la diferencia en sus oraciones!

El hombre que dividió su hogar

Texto base: 1 Reyes 12: 13 al 15

Nuestros sentimientos negativos nos pueden llevar a tomar malas decisiones arruinando nuestra vida familiar, personal y espiritual

  1. La casa en conflicto. Roboam heredo los problemas de su padre, los cuales implicaban conflictos grandes e importantes que necesitaban ser resueltos con determinación y guía de Dios. Roboam cometió el error de no consultar a Dios ante los conflictos que se le venían. El cristiano muchas veces busca solucionar sus problemas por si mismo, sin consultar a Dios, a quien tiene en último lugar y como último recurso, un hogar cristiano entra en conflicto cuando los integrantes del mismo caen en el sutil error de hacer a Dios a un lado, una iglesia se divide cuando Jesucristo deja de ser el eje sobre el que giran sus integrantes. Roboam fue y consulto con sus conocidos, de los cuales obtuvo dos consejos:

    • El buen consejo. Los ancianos conocían mejor el reino que él, muy posiblemente ellos habían aprendido de los errores de Salomón y estaban dispuestos a apoyar al nuevo rey a restablecer el reino, pero a Roboam no le pareció bien este consejo porque su orgullo y terquedad le indicaban lo contrario. ¿Cuántas veces su orgullo y terquedad han causado que preste oídos sordos a los buenos consejos de sus familiares, amigos y autoridades?
    • El mal consejo. Los amigos de Roboam eran personas acostumbradas a obtener lo que querían, eran príncipes e hijos de nobles, no entendían el problema de la gente y probablemente ni les interesaba, solo le dijeron a Roboam lo que él quería oír y por supuesto lo que les convenía para ganarse el favor del nuevo rey.
  2. La mala decisión. Por supuesto, Roboam tomó una mala decisión, basada en sus deseos y sentimientos. Empujado por el orgullo no se dio cuenta hasta que fue tarde, que su error le costo más de la mitad del reino y fue el inicio del decaimiento moral, espiritual, económico y militar de su país. Cuando tomamos decisiones basadas sólo en nuestros deseos y sentimientos generalmente cometemos errores muy graves que a veces son difíciles de reparar, como cristianos, muchas veces ello nos lleva a manchar de forma casi permanente nuestro testimonio frente a los demás, dividiendo a nuestra familia, nuestros bienes (1 Reyes 14: 25, 26), separando a las iglesias, deteriorando nuestra persona y más importante, nuestra relación con Dios (1 Reyes 14:22).
  3. ¿Qué es lo correcto? Poner nuestras emociones y sentimientos en las manos de Dios, eso significa una entrega voluntaria y de labios de aquellas partes de nuestra personalidad que sabemos que están mal, segundo hacer de lado el orgullo y estar dispuestos a escuchar consejos y ser amonestados cuando fallemos y tercero pensar en las consecuencias que nuestros actos pueden traer negativamente hacia nuestros testimonio, nuestra vida, nuestra familia y nuestra relación con Dios.

Respuesta directa a la gripé porcina

Mucho se ha dicho de la llamada gripé porcina, y casí puedo escuchar a cientos, tal vez miles de predicadores predicando sobre los últimos tiempos con este mal como estándarte y arma de temor para controlar a su grey. A lo largo del tiempo, la humanidad ha sufrido de plagas y epidemias, también sabemos que la Palabra de Dios dice que esto aumentaría en los últimos tiempos, pero, ¿cuál debe ser la postura de un cristiano ante está situación? ¿Debemos alarmarnos?

La Biblia es muy clara a este respecto, y es ahí donde el verdadero cristiano se diferencía del fanático, lea atentamente las siguientes palabras del salmo 91.

2. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.
3 El te librará del lazo del cazador,
De la peste destructora.
5 No temerás el terror nocturno,
Ni saeta que vuele de día,
6 Ni pestilencia que ande en oscuridad,
Ni mortandad que en medio del día destruya.
7 Caerán a tu lado mil,
Y diez mil a tu diestra;
Mas a ti no llegará.
10. No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada
.
11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos.
12 En las manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra.

Entonces ¿Debemos estar alarmados? No si estamos confiando en nuestro Dios. De cualquier manera, recuerde obedecer las medidas sanitarias