El testimonio de un cristiano

Poderosa herramienta ha puesto Dios en nuestras manos, desgraciadamente, hoy en día, muchos hijos de Dios no hacen un buen uso de ella, por temor, vergüenza o simplemente porque sus vidas no reflejan la vida de Cristo en ellos. Analicemos a detalle lo que el testimonio representa y debe ser para el cristiano.

Dios nos llama (Mateo 4:19): El llamado de Dios es claro y directo.

  1. “Venid en pos de mí”, el verbo venid indica la acción inmediata de acercarse, Dios no dice “ven cuando quieras o puedas”, la palabra venid es un llamado efectivo a la acción.
  2. “Os haré” implica que es Dios y no nosotros quien obrará ese cambio en nuestras vidas, cuando lo intentamos por nosotros mismos, solo le estamos estorbando.
  3. “Pescadores de hombres” ¿Por qué muerde el anzuelo un pez? simplemente porque se siente atraído por la carnada, sobre todo cuando está es fresca y brillante. El señor nos entrego su palabra hermosa, con grandes promesas y bendiciones, pero muchos cristianos, no le hablan de esas promesas a la gente, en lugar de eso, se dedican solo a condenar y criticar, ¿entiende ahora porqué el “pez” no muerde el anzuelo?. El señor hace está diferencia, no nos llamó a atrapar u obligar a las gentes, él primero nos atrajo suavemente, y ahora nos capacita por su Espirítu Santo a atraer (pescar) a los demás hombres.

Nos hace brillar y nos pone a trabajar (Mateo 5:16)

  1. “Asi alumbre vuestra luz delante de los hombres”. Toda vez que nos ha llamado y trasformado, nos declara “luz del mundo“. Eso quiere decir que nos ha encomendado la tarea de alumbrar a otros. De mostrarles el camino hacia Dios, nuestra luz, es decir nuestro testimonio no hablado (lo que hacemos a diario, lo que ven nuestros amigos y vecino) es parte importante de esa luz que alumbra delante de los hombres.
  2. “Para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen al padre”. El hijo de Dios renacido que trasmite la luz (en acciones y palabras) es ejecutor de esas buenas obras que glorifican al Padre. Es importante destacar, no hacemos buenas obras para ser mejores o para que la gente nos vea como más “santos”, Jesús dice claramente que nuestras buenas acciones son causa de glorificación a Dios de parte de la gente no creyente. No intente robarle la gloria a Dios, analice ahora si lo que está usted haciendo hoy, es solo para levantar su ego o para alabar a Dios, si es el primer caso, es el momento de arrepentirse.

El apóstol Santiago, decía que la fe sin obras está muerta. Note como él utiliza un término más amplio que solo “buenas obras”, era necesario hacer está aclaración porqué mucha gente piensa que con hacer algo bueno es suficiente para todo el día. Las obras que usted hace, afectan en buen o mal forma a muchos otros, pongamos un ejemplo. Imagine que un día, la persona encargada del aseo en la iglesia se enferma, el pastor le encarga a usted que limpie la iglesia y usted piensa “que flojera, que lo haga otro” su acción (que de entrada no es para nada buena) afectará a toda la iglesia, pues ahora el servicio se realizará con el templo sucio y polvoriento, ¿dónde está el amor que dice profesar a sus hermanos en Cristo? una persona con un pensamiento así, fácilmente rechazará a alguien que toque a su puerta solicitando ayuda de cualquier índole.

Preparados para testificar (1 Pedro 3:15)

  1. “Santificad a Dios el Señor en vuestros corazones”. El testimonio es una excelente forma de glorificar al padre celestial como ya hemos visto. Es su confesión pública de fe. Al decir, “glorificad a Dios”, claramente se excluye cualquier atribución que el ser humano pueda hacerse, cuando Nabucodonosor paseaba por su jardín, miraba maravillado todo lo que tenía y dijo “¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad?”. Dios le había dado todo a este hombre, incluso le había advertido del peligro de alabarse a si mismo. ¿Cuantos hijos de Dios no le dan la gloria debida y se levantan con orgullo buscando que los demás los reconozcan? El testimonio hecho con orgullo y con el afán de que la gente vea lo “buenos” que somos no sirve ni agrada a Dios.
  2. “Estad siempre preparados”. ¡Claro!, debemos estar listos dando un buen testimonio en nuestras vidas, uno nunca sabe cuando se podría presentar la oportunidad. ¿Recuerda aquella vez que lo agarraron desprevenido? ¿No fue frustrante? ¿O la vez que trato de hablar de Cristo, pero le reprocharon su conducta, forma de hablar o estilo de vida?
  3. “Para presentar defensa a todo el que os demande razón”. Siempre habrá un incrédulo difícil, un religioso extremo, un escéptico que le pondrá “peros”, o le echará en cara los errores de otras religiones, de Dios (según ellos) o de otros cristianos. No se ponga nervioso, recuerde “abogado tenemos para con el Padre”. Antes de empezar, ponga su caso en manos de ese excelentísimo abogado.

No podemos dejar de hacerlo (Hecho 4:20)

No se detenga, usted ya ha sido testigo de la salvación de Dios. Su vida ha sido cambiada, es algo maravilloso y no puede dejar que otros lo hagan por usted, es su deber, recuerde que Dios nos manda ser valientes y esforzados.

¿Qué debemos decir? (Hechos 16:31)

Muchos cristianos se preguntan, ¿Qué digo? ¿Cómo empiezo? Hecho 16:31 nos aclara muchas cosas. Según este pasaje, el testimonio se divide en 4 partes:

  1. “Cree” Es una acción instantánea, el hijo de Dios presenta las evidencias, habla de los beneficios de la vida cristiana, de las bendiciones que ha experimentado, “Creer” implica que la persona debe ser convencida, debe razonar y salir de su boca la confesión de fe, no lo empuje, no lo coaccione ni lo intimide.
  2. “En el Señor Jesús” Ahora, proceda a presentarle a Jesús como su salvador, hablele de él, de la relación íntima que usted tiene con el salvador, de que es coheredero y ha sido llamado su amigo.
  3. “Serás salvo tú” Expliquele entonces el plan de salvación divino. La urgente necesidad del hombre de reconciliarse con su creador, de su imposibilidad de llegar a Él por sus propios méritos o razonamientos.Hable del sacrificio de Cristo y el regalo de la salvación eterna.
  4. “Y tu casa” Finalmente, y cuando la persona haya aceptado al Señor en oración, expliquele que ahora hay bendición en su hogar y que alcanza para todos los miembros de su familia. Es ahora su deber ser el portador de esa bendición,ya que ahora es un instrumento escogido por Dios.

Sea testigo donde sea (Hechos 1:8)

El Espíritu Santo  lo guiará ahora a testificar, no deje de escuchar su dulce voz hablándole al oído, cada vez que haya oportunidad. No lo deje para después, use ese poder que Él le ha dado en su casa (Jerusalén), su vecindario (Judea), con quienes se opongan a usted (Samaria) y a donde sea (hasta lo último de la tierra).

Es su deber como embajador (2 Cor. 5:20)

Un embajador es el representante de una nación frente a otra o frente al mundo, por lo tanto, usted es un representante no de una religión muerta, sino de un Cristo vivo. Así pues, su trabajo es hacer que los hombres se “reconcilien con Dios”.

NOTA: Los textos base fueron sacados de un estudio llamado “30 pasos hacía el discipulado”

About these ads

4 pensamientos en “El testimonio de un cristiano

  1. hola mi nombre es karol y estoy feliz de haber leido estas palabras porque eso me ayuda a dar otro paso mas al camino del jesucristo y estar mas segura de lo que predico y de que la venida de el mismo esta serca y tenemos que estar listos ,y pues exparcir el evangelio por todo el mundo y no callarnos ,guardando nuestro testimonio para que asi se puedan salvar mas almas del fuego eterno…..gracias por esas palabras linda y alentadoras……

    atte karol

    bendiciones

  2. Gracias por este inspirador mensaje. Me ha sido de mucha utilidad para compartir mi testimonio con otras hermanas.
    Fue un refrigerio espiritual haberlo leido.

    Bendicioes

    Belinda Elizabeth

  3. Dios les bendiga y les guarde mira mi testimonio es muy precioso por que JESUS me dio sanidad divina tenia canser y los medicos no davan nada por mi y Dios en su amor y micericordi me dio la sanidad divina de lante de los medicos sirujanos limpio el cancer que me estava matando

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s